#542. El bisexual tatuado en el brazo con cuerpo lindo

Su nombre de perfil en grindr decía “bisexual” y su foto mostraba el cuerpo sin camiseta de un hombre blanco que va al gimnasio. Esa foto sin camiseta con torso lindo llamó mi atención, le envié un mensaje con la esperanza de tener ese cuerpo al frente mío con su verga taladrándome.

“Qué buscas?”, le pregunté.
“Sexo y tu?”, respondió #542.
“Lo mismo”, le dije.
Intercambiamos fotos y pude verlo desde diferentes ángulos, lo quería en mi culo ese día. #542 era lo que uno espera encontrar en grindr siempre: era guapo, tenía sitio y estaba disponible. Que alguien en grindr cumpla cualquiera de estas 3 condiciones es difícil de encontrar, y #542 cumplía las 3.

Me envió su ubicación y me di cuenta que vive muy cerca de donde vivía un familiar. Poco tiempo después de empezar a hablar me invitó a su casa y tomé un taxi. Antes de llegar pasé por una droguería para comprar condones porque se me habían acabado.

Cuando llegué seguí las indicaciones que me dio: entré por la puerta que quedaba al lado de un gimnasio, subí caminando por las escaleras hasta el cuarto piso y empecé a buscar el número de apartamento que me dio, pero las puertas no tenían el número del apartamento en ellas, ni las paredes. A pesar que solo había dos apartamentos por piso, no entiendo cómo se supone que esperaba que encontrara el de él si no había nada que indicara el número.

Decidí escribirle y mientras lo hacía alguien abrió una puerta disimuladamente, era #542, quien me invitó a entrar. Medía 1,70, aparentaba 35 años, era muy blanco, tenía los ojos azules, y se veía más amable de lo que me imaginaba. Entramos a su cuarto y me senté en su cama. Hubo varios silencios incómodos, mientras yo estaba ahí sentado en la cama se puso a organizar cosas y yo solo pensaba: en qué momento se va a acostar en la cama de una vez por todas y me va a taladrar el culo?

La espera se me hizo eterna, pero minutos después se paró en frente mío y se bajó la pantaloneta. Por fin pude probar esa verga, era proporcional para su estatura y contextura. Me la metí hasta el fondo y rápidamente se puso grande. Jugué con su verga en mi boca, puse la punta contra mis mejillas y estimulé su glande con la punta de mi lengua. Se quitó la camiseta, dejó al descubierto su lindo cuerpo y noté que tenía un tatuaje muy sexy en el brazo izquierdo. Me sentí hipnotizado por su cuerpo y su tatuaje, me encantan los hombres con tatuajes, pienso que se ven muy sexy en un hombre siempre y cuando no cubran más del 20% de su cuerpo. Los hace verse varoniles y les da un toque único de personalidad.

Hasta antes de estar con #542 pensé que mi tatuaje favorito en un tipo era el típico que ronda todo el brazo en forma de dos aros o espinas-flores, pero el tatuaje de #542 cubría gran parte de lo que había debajo de su hombro y no estaba alrededor de todo el brazo como usualmente lo tienen los que llevan un tatuaje en esta parte del cuerpo, nunca puse atención qué figura tenía el tatuaje de #542. No dejé de admirar su cuerpo ni de mirar su tatuaje durante el tiempo que se lo mamé, incluso cuando sacó su verga de mi boca para penetrarme.

Cuando se alejó para ponerse el condón me acosté y puse una almohada debajo de mi culo. Se subió en la cama y se arrodilló al frente mío con su verga lista para entrar en mi ano. Abrí mis piernas e ingresó despacio y poco tiempo después lo sentí bien profundo.

Me lo hizo con el mismo ritmo despacio y sexy durante todo el tiempo que lo Tuve dentro. Pasó sus manos por todo mi cuerpo, desde mis nalgas hasta mi cuello a medida que empujaba y sacaba su verga. Luego sostuvo mis piernas abiertas con sus brazos y así me dio verga por unos 10 minutos. Luego me acosté boca abajo con él encima mío, de ese modo podía sentir su respiración y aunque nunca nos besamos, sus labios rozaron toda mi cara, mi espalda y mi cuello.

Lo más rico de haberlo hecho en esa segunda posición fue sentir todo su peso encima porque estaba acostado encima mío. A pesar que con el tiempo su cuerpo se volvió muy pesado, lo aguanté encima mío con todo el gusto del mundo. Su piel rozando la mía y su verga entrando y saliendo de las paredes estrechas de mi ano lo compensaba todo.

15 minutos después sacó su pene, se quitó el condón y se masturbó sobre mi culo hasta que se vino sobre mis nalgas. Después fue al baño para limpiarse y cuando volvió a la cama estaba a punto de venirme, lo hice cuando se acostó de nuevo al lado mío. “Mi hermana debe llegar en cualquier momento, me va a venir a visitar”. Dijo después de venirme, afortunadamente ya habíamos acabado los dos. Me vestí rápidamente y me acompañó hasta la entrada donde nos despedimos con un fuerte apretón de manos.


Puntuacion: 7,5 de 10

Un comentario sobre “#542. El bisexual tatuado en el brazo con cuerpo lindo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .