Violado insconsciente por 12 hombres en el bar, y #545. El mono lindo

A medida que pasaban los meses veía mi lista de excel crecer y me gustaba repasarla para recordar los hombres con los que me acostaba. No tenía problema con decirle sí al que me atrayera y que me pidiera una noche o un rapidito ya fuera en su cama, carro, un baño público o un motel, siempre accedía. Podía faltar a clases o escaparme de la casa en la madrugada para tener sexo casual con alguien que recién conocía. Luego al agregarlo a la lista sentía satisfacción. Sentirme deseado es una de las cosas que más disfruto aparte del mismo sexo.

Cómo terminé teniendo sexo con 12 hombres estando inconsciente en un bar?, es una pregunta que me han hecho muchos. Todo empezó una noche que fui al cumpleaños de una amiga, no teníamos muchos amigos en común así que me fui temprano del apartamento donde estaba celebrando y al salir decidí ir a un bar donde siempre encuentro a alguien para llevármelo a la cama. Cuando llegué me senté en la barra y pedí una cerveza. Volteé a mirar a mi alrededor y vi dos hombres que me gustaron. Uno de 30 años, moreno y con barba como me gustan. Lo malo es que estaba acompañado por dos tipos más que no me gustaron. El otro que me gustó aparentaba 25 años, era blanco, de ojos claros, mono y bajito.

Pedí otra cerveza y me levanté para ir al baño. Cuando salí de allí un hombre que no había visto me tocó el culo, justo en ese momento el hombre lindo bajito de ojos claros y mono pasó caminando al lado de nosotros para entrar al baño y aproveché para besarme con el que me había tocado el culo para darle celos al mono de ojos claros.

Me lo rumbié (así le decimos en Colombia a los besos largos con lengua) como si fuera el último hombre en la tierra, mi táctica funcionó, el chico bajito de ojos claros mono se quedó mirándonos por un tiempo. Dejé de besarme con el otro y volví a la barra. Allí pedí otra cerveza y luego otra, y así hasta que me puse bien prendo. Un man con el que habíamos estado intercambiado miradas se acercó a la barra para pedir una cerveza y le empecé a hablar, me dijo que tenía 32 años y que es abogado, minutos después me invitó una cerveza.

A medida que conversamos me di cuenta que es muy amable y luego nos sentamos en el sofá más cercano a la barra. Nos besamos por un buen rato y en medio de los besos me preguntó: “quieres ir a mi casa?”. Su oferta era tentadora pero no quería irme todavía, así que le di mi número y me levanté porque debía ir al baño de nuevo, después de tantas cervezas no se como pasé tanto tiempo sin orinar.

Había un grupo de amigos sentados tomando y uno de ellos que estaba muy borracho me gritó: “que mi amigo quiere saber como se llama”, lo hizo señalando a su amigo mono de ojos oscuros que estaba al lado, el mono se sintió avergonzado y volteó a mirar hacia el otro lado para ignorarlo. Me reí y me acerqué al grupo donde había varios tipos que aguantaban. Ni el borracho ni el mono de ojos oscuros llamaron mi atención, pero sí uno moreno de cejas pobladas que estaba hablando con otro que también estaba ebrio.

Uno de los del grupo se disculpó por el amigo borracho y me invitó a sentarme con ellos. Para ese entonces ya se me estaba empezando a subir más el alcohol a la cabeza y mis habiliades sociales aumentaron al nivel: puedes hacer el oso sin que te avergüences. Estaba hablando con el que me invitó a sentarme con ellos y no podíamos dejar de reírnos de cosas muy estúpidas, pero eso es lo que hace el alcohol.

Minutos después me estaba rumbiado con él, luego recuerdo que empecé a hablar con el mono que había querido saber mi nombre (no recuerdo cómo llegué a estar sentado a su lado, pues cuando me senté estábamos en dos extremos) terminé sentado en sus piernas basándonos mientras el mono de ojos oscuros me manoseaba el culo.

Volví a la barra para pedir otra cerveza y allí estaba el chico bajito de ojos claros mono que me había gustado desde el inicio. Se quedó mirándome como cuando quieren achantarlo a uno, y cuando uno va por la sexta cerveza no tolera que lo miren mal. “Qué?”, le pregunté molesto. “Qué de qué?”, respondió. Esta respuesta me recordó al colegio y me reí por dentro. “Por qué me mira así?”, le dije con rabia, a pesar que me gustaba hubiera podido pegarle en ese momento. “Así como?”, preguntó desafiante. “Así de mal”, le respondí. “Porque quiero mirarlo”, dijo en tono más tranquilo y menos desafiante, esto me hizo entender que me estaba mirando tal vez porque le gustaba, y no porque quería hacerme sentir mal.

Empezamos a hablar tranquilamente, mi rabia se desapareció por completo y empecé a disfrutar de conversar con el chico bajito de ojos claros mono. 15 minutos después estábamos culiando en los baños, el lindo bajito de ojos claros mono se convirtió en #545. Se lo mamé y me ayudó a bajarme los pantalones porque mi capacidad motriz había disminuido considerablemente debido a que las cervezas cada vez hacían más efecto. No me importó que nos escucharan, gemí tan duro como cuando me cogen en una cama.

Me arrinconó contra la pared y la mitad de mi cara quedó aplastada contra la loza fría del baño, su verga entró fácilmente, siempre es así cuando estoy ebrio. Me sostuvo de la cintura todo el tiempo porque tenía miedo a que me cayera. “Estás bien?”, me repetía porque cuando me arrodillé para mamárselo perdí el equilibrio, caí al suelo y tuvo que levantarme para recuperar mi posición. Siempre asentía con la cabeza cada vez que me preguntaba si estaba bien, su verga en mi culo era todo lo que quería. No me di cuenta cuando se vino, sólo sentí que sacó su pene y volteé q mirar cuando botó el condón en la caneca. Antes de salir se aseguró que estuviera vestido y me dio un pico en la boca.

#545 salió del baño y yo salí detrás. Me senté en una silla para descansar un rato y pedí otra cerveza, un hombre alto aparentemente preocupado por mí me preguntó si me sentía bien, luego me ofreció un vaso lleno de vodka hasta el tope . Me lo tomé todo en menos de 5 minutos y me terminé besando con él, recuerdo sentir sus manos sobre mi pecho desabotonando mi camisa mientras que yo me bajaba los pantalones, había perdido todo mi poder de voluntad.

Mi memoria es nula después de ese beso que me di con el hombre alto, perdí la conciencia a partir de ese momento. Debió ser en las horas de la madrugada que me desperté en el piso sin ropa interior, había un tipo encima mío, mi memoria es borrosa. Una luz muy fuerte nos apuntaba, como la linterna de un celular. Recuerdo un olor a alcohol, había una botella de aguardiente tirada al lado mío. Su pantalón y sus boxer estaban a la altura de sus rodillas y tenía la mitad de su pene dentro de mi ano. Cuando grité perdió su erección. “Usted ni vale la pena!!” exclamó molesto mientras se alejaba y se abrocahaba el cinturón. No recuerdo nada más a partir de ese momento.

Al día siguiente me levanté con un guayabo terrible y lo primero que hice fue mirar mi celular. Tenía un mensaje de un número desconocido que decía:

“Hola perrita. Si se acuerda de cuantos se lo culiaron anoche? Usted se convirtió en la perra de todos anoche en el bar. Mas de 12 le dimos verga por el culo y la boca. Me toco mandarlo en un taxi a su casa porque estaba muy ebrio y me daba pesar que lo siguieran violando de esa manera.. Mire lo que hizo anoche por si no se acuerda”

El mensaje iba acompañado de un video que duraba un poco más de un minuto, ese mismo día me envió dos videos más. En los videos se veía mi cuerpo tirado en el piso, inconsciente donde varios tipos me metieron su pene, todos con condón mientras había varios manes masturbándose alrededor y otro tenía su pene en mi boca. Me parecía increíble no recordar nada, me habría gustado estar consciente. Los videos me produjeron mucho morbo y los miré varias veces, pero también me dio rabia de saber que habían hecho eso conmigo sin mi consentimiento.

Le agradecí al que me vistió y me montó en el taxi para mi casa, pero también sentí rabia hacia él por haber participado de lo que me hicieron. Le hice muchas preguntas sobre esa noche, me dijo que todos usaron condón y que hubo algunos que intentaron detener a los que me lo metieron, pero no pudieron porque la mayoría quería seguir viendo el “espectáculo”. Borré los videos la semana siguiente, a pesar del morbo que me producían no quería ser recordado por lo que me hicieron esa noche.

Debido a mi conducta de sexo casual con los hombres, inicialmente mi conciencia me dictaba que no debía avergonzarme por lo que sucedió esa noche. No había lugar para afirmar que hubo algún tipo de abuso. Era fácil convencerme que fui el único responsable de lo que me sucedió: estaba borracho, me lo busqué. Sin embargo ahora creo que no todo fue mi culpa, hubo tipos que se aprovecharon de la situación y nunca debieron haberlo hecho.

Esta es una experiencia que ya pasó y que debía vivirla para aprender de ella. Si me meto con 1 o con 100 manes debo hacerlo en mis 5 sentidos para disfrutarlo, ahora busco tomar sin excederme, y a pesar de todo estoy feliz que  al final de esa experiencia todo hubiera salido bien.


Puntuación: N/A

7 comentarios sobre “Violado insconsciente por 12 hombres en el bar, y #545. El mono lindo

  1. ¡¡Dios, pero que poca empatia con le chico!! El no tuvo la culpa de nada, su estado era de un inconsciencia total y el que haya estado borracho no valida ningún tipo de acción hacia a el.

    Me gusta

  2. Una historia muy fuerte, pero lo importante es que aprendieras la lección de tomar con responsabilidad, pues nadie te puede juzgar por el número de hombres con los que te acuestas, y los que lo hacen te tienen envidia quizás por qué no pueden hacer los mismo que tú haces o con la facilidad que tú lo obtienes me gusto mucho esta historia en verdad un abrazo

    Me gusta

  3. Considero que diste lugar a que todo mundo pensara que eras fácil, pues estabas coqueteando con varios y cogiste con uno en el baño. Pero pienso que no justifica que estos hombres hayan abusado de ti, porque lo veamos desde cualquier ángulo si abusaron sexualmente de ti. Lo siento.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .