#558. El costeño que tenía novia

La mañana que estuve con #558 amanecí más caliente de lo normal a pesar que la noche anterior había tenido sexo con #557. Esa mañana sentí ganas de ir a unas cabinas o un sauna y darle culo a todo el que me lo pidiera como lo había hecho en ocasiones anteriores cuando amanecía con ganas de putear. Lo primero que hice cuando me desperté fue abrir grindr y le escribí a uno de los que estaba más cerca. Le envié fotos de mi culo y de mi cara, y me respondió con una foto de su verga erecta. Era gruesa, larga, blanca y venosa, perfecta para partirme el culo.

Le pregunté si tenía sitio y me respondió que sí, pero me advirtió que no tenía mucho tiempo. Me dijo que si quería tirar, debía ir en la noche a su casa cuando llegara del trabajo porque tenía que salir pronto a la oficina; pero si sólo quería mamárselo podía ir enseguida.

Su condición me dejó desilusionado, quería hacer las dos cosas: mamárselo y que me penetrara, no quería esperar hasta la noche para que me culiara. Acepté lo que me dijo y agarré un condón (por si accedía a cogerme) y salí trotando hacia su casa.

Llegué pocos minutos después, agitado y cansado de haber corrido por el afán que me dio al saber que no tenía mucho tiempo. Me abrió la puera #558. Medía 1.67, era blanco, atractivo, tenía unos labios delgados y barba. Me recibió en jean, y su camiseta ajustada de manga corta resaltaba su cuerpo musculoso de gym y sus brazos fornidos. Me excitó estar al frente de un hombre tan guapo y con un cuerpo tan delicioso.

Apenas lo escuché hablar me di cuenta que era costeño, su voz era gruesa y muy varonil. Me invitó a seguir directo a su cuarto. Me dijo que recién se acababa de bañar, lo cual confirmaba el intenso olor a jabón en su cuarto. Lo primero que hice fue bajarme los pantalones y no pudo evitar quedarse mirando mis dos nalgas. Se acercó, las palpó con sus dos manos y me miró con mucho morbo. Le pregunté si quería cogerme pero respondió: “Si viene en la noche me lo culeo, ahora no alcanzo”, dijo bajándose la cremallera con afán.

De su jean salió su arma de 21cm, para mi sorpresa ya la tenía completamente dura como una roca. Con solo ver su verga me empecé a poner duro y me arrodillé para chuparla, pero cuando me la iba a meter a la boca se alejó y fue al baño haciéndome señas para que lo siguiera, no entendía por qué hacía eso. Se recostó contra la pared y sacó su pene todavía bien duro, provocándome para que se lo chupara. Volteó a mirar hacia el espejo del baño y me arrodillé al frente de su verga. Puse mi mano alrededor de su verga gruesa y larga, digna de un buen costeño y la empecé a mover de arriba a abajo.

Le pregunté por qué en el baño y me dijo que le gusta verse en el espejo cuando se lo maman. Puse mi mano en la base de su pene y empecé a moverla hacia arriba y abajo, luego rocé mi lengua con su glande y succioné la cabeza con mis labios. Me la metí hasta el fondo, debido a su tamaño no me cupo toda en la boca. Me la llevé hasta lo más profundo de mi garganta, su cabezota entró hasta tocar mi campana. #558 se retorcía cada vez que me la metía más al fondo mientras yo intentaba tenerla bien profundo por la mayor cantidad de tiempo posible sin ahogarme.

Mientras se lo chupaba me gustaba admirar su cara de placer. Fantaseé imaginándome a #558 sin esa camiseta culiándome en pollo asado encima mío. Lo desnudé con la mirada, me imaginé cómo era su cuerpo desnudo, me hubiera encantado quitarle esa camiseta pegada que resaltaba su esculpido cuerpo de gimnasio. #558 me agarró la cabeza con las dos manos y me empezó a mover hacia adelante y hacia atrás, dejé de tener el control de la mamada. Tiempo después me soltó y empecé a moverme a toda velocidad, sabía que eso le encantaba. De repente sentí algo baboso en mi lengua, pero no tenía ningún sabor. Por la textura se sentía como semen, pero no sabía a semen, ni a nada.

Paré de moverme y me concentré en descifrar qué era esa sustancia que tenía en mi lengua que no tenía ningún sabor. Finalmente me lo tragué. Volteé a mirar hacia arriba y le pregunté: “Te viniste?”, “sí”, respondió. No recuerdo haber probado un semen como el de #558, sin absolutamente nada de sabor. Después de todo el semen que he probado, siempre lo clasifiqué en 3 sabores principales: amargo, salado, y sabor a semen (el original). El sabor a semen original es mi favorito, ya que es un sabor intenso, muy específico, casi imposible de describir. Tan difícil de describir, como si les pidieran que describan el sabor del agua.

El sabor a semen original tiene el balance perfecto entre salado, dulce y amargo. Está comprobado que el sabor del semen depende en gran parte de los hábitos alimenticios. Una vez probé un semen muy amargo, tal vez el más amargo que he probado. Cuando le pregunté al activo de qué se alimentaba, me contó que la noche anterior se había emborrachado con cerveza, lo cual tenía sentido. Pero el semen de #558 no sabía a nada, fue extraño sentir la textura de su semen y tragármelo sin sentir ningún sabor.

#558 se subió la cremallera y salimos del baño. Le dije que me hubiera gustado que me follara y me respondió: “si hubiera venido en la noche me lo hubiera culiado”. En ese momento me arrepentí un poco de haber sido tan apresurado, tal vez si me hubiera esperado hasta el final del día habría probado esa verga en todo su esplendor y le habría visto ese cuerpazo.

Le pregunté qué día podía volver para que me partiera el culo y me respondió que tenía novia, y que ella de vez en cuando se queda con él, eso me puso muy duro otra vez. Me imaginé gimiendo con su verga dentro en la misma cama que se come a su novia. Después que me dijo eso no pude evitar preguntarle cuándo fue la última vez que culió con su novia y cada cuanto tiene sexo. Me respondió “1 semana”.

Lo morboseé unos segundos antes de irme, y finalmente me acompañó hasta la puerta. No volvimos a hablar, tampoco lo volví a ver conectado.


Puntuación: 7 de 10

Un comentario sobre “#558. El costeño que tenía novia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .