#559. El caleño de la verga linda

A pesar de haber estado con pocos caleños (gentilicio de los que son de ciudad de Cali) en comparación con paisas y costeños, debo admitir que siempre me han dado un buen sexo. Hay un caso en particular de un caleño que recuerdo con aprecio y mucho morbo, y a pesar que no hace parte de mi lista (hasta el momento), vale la pena mencionarlo en este diario, particularmente en este relato.

Me referiré este caleño sin #número como el “caleño casado”. El caleño casado es un fiel lector mi diario y el mismo día que empezamos a hablar cuadramos un encuentro en un motel de Chapinero. Agendé la hora de nuestra cita de forma estratégica para estar con el caleño casado, pues ese mismo día tenía una cita en el apartamento de #498. Afortunadamente el motel donde iba a tirar con el caleño casado estaba cerca del apartamento donde vivía #498.

Me encontré con el caleño casado en Andino y de ahí nos fuimos en bus hasta el motel en Chapinero. Me hizo varias preguntas que tenía curiosidad de saber sobre mí y mi diario, conversamos y nos reímos durante todo el trayecto, gran parte de nuestra conversación se basó entre las diferencias entre los rolos y caleños. Llegamos al motel y justo antes de entrar, su esposa le hizo varias llamadas al celular. El caleño casado se puso nervioso y finalmente me dijo que su esposa tiene un sexto sentido y que tenía miedo que lo descubriera. Le dije que se inventara que tenía mucho trabajo como excusa, y aunque estuvo a punto de contestarle para mentirle sobre lo que estaba haciendo, no fue capaz.

Se disculpó conmigo y le dije que lo entendía, se fue en bus para su casa mientras que yo me fui caminando al apartamento de #498. En los meses siguientes el caleño casado me siguió escribiendo esporádicamente. Después de conocerme empezó a enviarme mensajes muy especiales, siempre me decía lo mucho que valgo mucho como ser humano, de lo tierno y lindo y que le parecí, entre otros cumplidos que siempre me hacían sonrojar. Algunos viernes en la noche me escribía para pedirme que fuera al centro comercial donde él estaba para culiarme en los baños, o me pedía que lo hiciéramos en un parque cercano a mi casa ya que los dos vivimos relativamente cerca. Nunca accedí a sus invitaciones, no porque estuviera bravo con él o porque no quisiera, sino porque 1) creía que se podía echar para atrás como la primera vez que nos vimos y 2) siempre que me escribía, yo estaba ocupado.

El caleño casado me recuerda a #559. Los dos son caleños, físicamente parecidos, y acordamos tirar en el mismo motel. #559 es un fan de twitter que vive en Cali y que quería cogerme durante su visita a Bogotá. Vino a la ciudad por cuestiones de trabajo y me dejó muy claro que no quería devolverse a Cali sin acostarse conmigo.

Debido a que ninguno de los dos tenía sitio, acordamos ir a un motel en Chapinero, el mismo a donde fui con el caleño casado antes que su esposa lo llamara. Nos encontramos en el semáforo de una estación de Transmilenio. Llevaba puesta una chaqueta roja y cachucha verde. Era blanco, de ojos verdes, labios delgados, tenía pocas cejas y aparentaba 38 años. Nos saludamos con un apretón de manos y caminamos hacia el motel. Para ser caleño, su acento era casi nulo, hasta el punto en que parecía rolo (gentilicio de los bogotanos).

Cuando le dije que no parecía caleño por la forma como hablaba, me comentó que vivió en Bogotá por 5 años, y que de vez en cuando tiene que venir a la capital por trabajo. Llegamos al motel y entramos a la habitación. #559 se quitó la cachucha, dejando a la vista su cabeza rapada. Con el tiempo me he dado cuenta lo mucho que me gustan los hombres calvos, me parece algo muy sexy. Nos desnudamos y nos acostamos entrepiernados dentro de la cama. Su verga se puso dura rápidamente y nos dimos unos besos muy ricos que encendieron nuestra velada. Me gustaba acercar mi cintura hacia su miembro porque así podía sentir su vergota rozar contra mi piel.

Una de las cosas que más me gustó de estar con #559 fue su capacidad para mantener su verga completamente dura todo el tiempo, pero más aún, me gustaba ver su hermosa verga. #559 tiene una de las vergas más lindas que he visto. El pene de #559 era circuncidado. La cabeza era perfecta, brillante, grande y redonda como un durazno, la cual se volvía morada entre más se acercaba a la punta. Su pene medía 21cm era bien grueso y perfectamente encorvado hacia arriba.

Le hice saber que me encantaba su pene y le tomé una foto. Después de admirarlo llegó la hora de disfrutarlo en todo su esplendor: metiéndolo dentro de mi boca. Me arrodillé en medio de sus piernas y agaché mi cabeza. Empecé con el glande y luego lo deslicé entre mis labios. Moví mi cabeza hacia abajo y arriba a toda velocidad por varios minutos hasta que me cansé.

Cuando terminé de mamárselo me preguntó si quería bañarme con él. Rara vez me he bañado con alguien antes de tener sexo, y hacerlo con #559 me recordó lo rico que es bañarse con alguien con quien uno tiene una buena conexión. Minutos después estábamos parados al frente del otro besándonos bajo la ducha. El agua caía con buena presión como me gusta, la temperatura era caliente y perfecta para la ocasión. Nuestros cuerpos pegados y mojados con el agua golpeándonos desde arriba me daban una sensación de morbo que nunca antes había experimentado.

La verga de #559 continuaba bien dura y apuntando hacia arriba. La forma como me besaba y me manoseaba me puso bien erecto. Después de basarnos de frente me volteó contra la pared y mi culo quedó expuesto hacia su pene. Luego acercó su verga a mi culo, la puso entre la raja de mis dos nalgas y se empezó a masturbar. Mientras tanto me movía hacia adelante y hacia atrás, como si tuviera su verga adentro.

Así se masturbó por un tiempo y me dieron unas ganas increíbles de volver a besarlo, así qje me volteé para estar al frente de él y meter mi lengua en su boca. #559 agarró mi culo y alcé mi pierna derecha alrededor de su cuerpo. Salimos de la ducha, nos secamos y volvimos a la cama, mi culo se sentía bien abierto y hambriento de tener su verga muy profundo.

#559 se acostó con su verga bien erecta apuntando hacia el techo, esperando a entrar en mi ano. Su pene se encontraba en la posición perfecta para cabalgarlo. Le puse el condón, tomé su pene con mi mano y me senté encima, bajando mi culo hasta que entró por completo hasta el fondo. Puse mis manos sobre su pecho y empecé a mecerme hacia adelante y atrás, cuando más estaba disfrutando me agarró de la cintura y susurró: “me vas a hacer venir”. Al saber que si seguía moviéndome de la forma que lo estaba haciendo lo haría correrse, paré de moverme. Bajé mi cuerpo y nos besamos hasta que me pidió que me pusiera de rodillas porque quería darme por detrás.

Me puse en 4 como lo pidió con mis pies al borde de la cama, #559 se paró sobre el suelo detrás mío. Me penetró por detrás, sentí como mi ano se abrió sin dificultad para dar paso a su hermosa verga. Me agarré con fuerza de las sábanas para no resbalarme sobre la cama. #599 me folló mientras tenía una mano en mi cintura y la otra sobre mi hombro, a veces me daba palmadas en mi nalga que me hacían gritar.

Hubo un momento en que se quedó quieto. Me moví hacia adentro y hacia afuera, estimulando su miembro. Luego dio giros con su verga dentro de mi ano, lo cual me hizo gemir muy fuerte tanto de placer como por dolor. De repente subió sus piernas sobre la cama y se apoyó con sus manos sobre mis hombros, mi cabeza y mis hombros quedaron sobre la sábana aplastados por sus manos que hacían presión sobre mí. De esta manera #559 podía tener mayor control y me empezó a coger más fuerte hasta que empujó su cuerpo unas 4 veces de forma muy intensa pero más suave mientras tenía su orgasmo.

Continuó culiándome incluso después de venirse, pero sabía que ya se había corrido porque sus movimientos ya no eran los mismos. Finalmente se quedó quieto y sacó el condón de mi culo con cuidado, lo botó en el baño. Me acosté en la cama cansado y cuando volvió del baño me preguntó si me gustaría volver a culiar con él, le dije que sí.


Puntuación: 8,5 de 10

Un comentario sobre “#559. El caleño de la verga linda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .