#561. El profesor de prescolar

Llegué pocos minutos antes de mi cita con #561, y esperé un rato en un parque que estaba a una cuadra de su casa hasta que llegó la hora. Abrió la puerta. Medía 1.60, era moreno, delgado y tenía 25 años. Apenas cerró la puerta le pregunté con quién vivía y me dijo que con su roommate que todavía no había llegado. Cuando me dicen que viven con alguien, siempre me pregunto si podré gemir sin restricciones. Entramos directo a su habitación y cerró la puerta con seguro.

#561 es un seguidor de twitter que me invitó a su casa una tarde. Es profesor de idiomas en un jardín infantil, me confesó que esa tarde le había pedido el favor a una compañera de trabajo que lo cubriera en una reunión que tenía con unos padres de familia. Me parece curioso el trabajo de #561 ya que nunca he visto un hombre de profesor en un jardín infantil, sólo a mujeres.

Me invitó a que me pusiera cómodo y me senté en su cama. Se quedó de pie mirándome fijamente y dijo: “no puedo creer que por fin te tengo aquí, después de un año masturbándome pensando en tí”.

Después de escucharlo le hice la misma pregunta que le hice a alguien que también me dijo que llevaba más de un año deseando estar conmigo. “Por qué esperaste tanto tiempo para contactarme?”. “No sé, fui tonto”, respondió. El cuarto de #561 quedaba en el primer piso y había una ventana que daba contra un parqueadero pequeño y unas escaleras que dirigían hacia el apartamento del segundo piso. Afuera había niños jugando y se podía escuchar desde adentro las risas y los gritos. Una cortina muy delgada, casi transparente cubría la ventana.

Me levanté de la cama y me quité la ropa, #561 hizo lo mismo. Su verga era delgada y medía 18 centímetros aproximadamente. Me acosté en la cama con mi cara hacia arriba y al ver a #561 parado mirándome con tanto morbo, abrí mis piernas y las levanté, quería hacerle saber que mi culo iba a ser sólo suyo por la próxima hora. Se montó a la cama y se acostó, luego me senté encima como si lo fuera a cabalgar. Tomé su pene con mi mano, lo acomodé con la punta tocando mi ano y empecé a rozar su glande contra mi hueco a un ritmo constante.

Sentir su miembro rozando mi piel me provocó muchas ganas de tenerlo adentro.

“¡Te quiero a ti dentro de mí!” Le ordené. Me pidió que me pusiera en 4. Se puso el condón y aplicó suficiente lubricante alrededor de todo su pene, luego me pasó la botella de lubricante y lo apliqué alrededor de todo mi ano. Metió su pene de un solo intento, gracias al lubricante y al hecho que su verga no fuera muy gruesa no sentí dolor.

Lo que ocurrió a continuación me dejó claro que #561, a pesar de ser un hombre joven, delgado y de baja estatura, tenía un carácter fuerte y dominante que muy pocos tienen en la cama. Para que tengan una idea de lo duro que me culiaba, #561 empujaba su cuerpo tan fuerte contra el mío que me hacía gritar a unos decibeles muy altos, que estoy seguro todos sus vecinos escucharon. Mis gritos eran de dolor, pero también de excitación.

La sensación de presión que me hacía sentir no se compara con algo que hubiera vivido recientemente. Empezó a darme empujón tras empujón por el culo con un lapso de 4 segundos entre cada empujón. La fuerza con que lo hacía provenía de todo su cuerpo; desde sus piernas, su cintura, hasta sus brazos. La intensidad con que me clavó hizo que mi cuerpo, después de estar en la mitad de la cama, se moviera hasta la cabecera. Me apoyé con mis brazos sobre la estructura de madera de la cabecera, por lo que mi cuerpo no se podía resbalar más con los empujones que me daba #561.

Le pregunté si no le importaba que sus vecinos escucharan mis gritos, y para mi sorpresa respondió con tranquilidad que no había problema. Estoy seguro de que todos los niños que estaban jugando afuera me escucharon. Me empezó a doler bastante el culo y le pedí que parara.

Era la hora de hacerlo a mi manera y me acosté sobre la cama para estar más cómodo mientras que #561 sé arrodilló en medio de mis piernas con su verga a pocos centímetros de mi culo. Levanté mis piernas en el aire. #561 deslizó su pene por la parte exterior de mi ano. Lo empujó entre la entrada de mi hueco, frotó la cabeza de su verga en mi culo un par de veces antes de moverse dentro de mí. Lo metió, lentamente empujó su miembro en mis profundidades.

La sonrisa en su rostro pronto fue cubierta por mi boca. Lo besé cuando nuestras pelvis se juntaron. Empezó a empujar hacia arriba y abajo. Con cada golpe soltó un pequeño gruñido de placer. Pronto se estaba moviendo en coordinación conmigo. Sentí las paredes de mi culo apretarse. La presión sobre su pene fue extremadamente placentera y rápidamente lo llevé al borde.

Dejó de moverse pero yo quería seguir sintiendo su verga entrando y saliendo de mi ano, así que empecé a mover mi cadera hacia adelante y atrás para dar continuidad a la culiada. “Estoy que me vengo”, susurró. Entendí la razón por la cual se había dejado de mover, si lo seguía haciendo se habría venido.

“Quiero tu leche”, le pedí. #561 acató mi deseo y tomó mis piernas con sus dos brazos para estar más cómodo y tener mayor control de sus movimientos. Como era de esperar, empezó a darme más rápido y mis gemidos aumentaron. “Oh así! Dame así!”, exclamé entre gemidos. Segundos después se estremeció y se sacudió justo antes de venirse. Disparó su descarga y respiró profundamente mientras seguía bombeando hasta que terminó. Sacó el condón y lo botó en el baño.

Quedé muy satisfecho con el sexo que me dio #561, duramos una hora aproximadamente. Cuando miré hacia la ventana el cielo ya estaba oscuro. Le dije que no sabía si pedir taxi o si por ahí pasaban buses, y me dio las indicaciones para salir en bicitaxi de su casa y tomar transmilenio. Nos vestimos y me acompañó hasta el portón, me agradeció por todo y nos despedimos.


Puntuación: 8 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .