#578. El que usa un anillo en el pene

Conocí a #578 a través de un chat gay. Recuerdo la época cuando era niño y no existía Grindr ni Tinder y me metía a chats como el de los 40 principales, VOL, Terra, entre otros y sostenía conversaciones sexuales con hombres mayores. Era tan inocente y poco experimentado que por muchos años nunca entendí qué significaba “activo” o “pasivo”. Hombres 10, 15 o 20 años mayores que yo me hicieron varias ofertas tentadoras para tener sexo conmigo desde los 11 a los 16 años, cuando por fin perdí mi virginidad con uno de ellos.

Uno de los que más llamó mi atención en el chat fue #578. Le di un show por cámara muy caliente, de esos que hacía cuando transmitía en CAM4. Me gustó mucho su cuerpo y su verga, y esa misma tarde terminé revolcándome con él en su cama. Era blanco, no tenía barba, tenía 27 años, medía 1.68 y tenía un cuerpo delgado pero bien tonificado y trabajado. Sus ojos eran verdes oscuros, hablaba despacio y en voz baja. Ingresé a su cuarto y cerró la puerta, la cortina estaba abierta y le pedí que la cerrara. Se quitó los zapatos y se sentó sobre la cama, luego se recostó y me agarró de la muñeca, tirándome sobre la cama a su lado.

Moví mi lengua sobre su abdomen hacia arriba y hacia abajo, luego bajé por la ingle y su vello púbico recién afeitado, y finalmente mis labios cayeron sobre su pene. Iba lento y rápido, rápido y despacio. Mi lengua exploró cada centímetro de su miembro. Mientras le daba la mamada de su vida, #578 producía ruidos sorbiendo y gimiendo. Hacía calor en la habitación, vi su cabeza balancearse hacia arriba y abajo, luego empezó a acariciar mi cuerpo con sus brazos tonificados.

Se levantó rápidamente y se quitó la camiseta. Estaba sudando y caminó al otro lado de la habitación donde sacó algo de su armario y volvió con un anillo para el pene. Suavemente se lo puso mientras me miraba con excitación.

Acerqué mi mano, la coloqué entre sus piernas y se estremeció frunciendo sus labios y levantando sus hombros, pero luego se calmó. #578 se levantó y se quitó la ropa muy despacio, su verga medía 17 cm. Aproveché el momento para desnudarme también.

Me acosté sobre la cama, lo agarré de los brazos y lo tumbé sobre mí. #578 estaba tan caliente encima mío que pude sentir su pene duro haciendo contacto con el mío. Me besó la oreja con la lengua y luego bajó por mi cuello. Me empezó a morder y continuó haciéndolo cada vez más fuerte hasta que me hizo gritar. Se disculpó y agarró una botella de lubricante de coco, no tenía idea de que existen lubricantes con sabores. Roció un poco en su mano e hizo un movimiento como si fuera a frotarlo en su pene, pero cuando iba a hacerlo llevó su dedo directo a mi culo. Bajé mi mirada y noté su verga apuntando hacia mí, así que me levanté y enterré mi boca alrededor de su pene.

Escupí sobre la punta de su verga y la acaricié. Tres minutos después interrumpí el momento de la chupada y dije: “Estoy listo, clávame”. No necesitó que se lo dijera dos veces. Se puso un condón que tenía listo y deslizó su pene lubricado en mi culo bien mojado. Insertó la cabeza y luego fue más profundo. Se sentía tan bien estar lleno de su pene y sentir su dureza dentro de mí. Comenzó a follarme más rápido. Pude ver sus abdominales duros moverse cada vez más y más cerca de mi cuerpo. Mi verga rebotaba mientras me taladraba el ano. El anillo que se había puesto en el pene aseguró que se mantuviera duro y me diera una culiada inolvidable.

“Date la vuelta bebé, quiero follar tu culo por detrás”, dijo mientras movía mi cuerpo hacia abajo con sus manos. Me volteé con cuidado de no sacar su pene, pero #578 lo sacó todo. Odié que su verga dejara mi culo, pero sabía que iba a volver a entrar muy pronto en cualquier momento. Me giré y quedé acostado con mi culo hacia arriba, sentí una mano golpearlo. #578 me estaba azotando ahora. Me golpeó varias veces pero no me dolió, luego de un par de palmadas deslizó su pene de regreso a mi ano. Sus grandes manos agarraron mi cintura con fuerza y empujó más profundo con cada embestida. Encontró la oportunidad para golpear mi culo en dos ocasiones, entonces sentí una sensación extraña. Empezó a respirar más fuerte a empujar aún más rápido, su verga se volvía aún más grande estando dentro de mi culo. Finalmente soltó una exhalación masiva y le pregunté inmediatamente. “¿Te viniste?”. “No he terminado”, respondió mientras sacaba.

Se giró y nos acomodamos en posición para cabalgar. Me senté sobre su verga mirando hacia su cara para poder sentir su pecho, sus pectorales duros como una roca y sus abdominales. Empecé levantando mi culo mientras él se retiraba, luego me ensarté toda su verga, y así empecé a follarlo. Nos movíamos a un perfecto ritmo, y así continuamos por cinco minutos antes de que finalmente se sintiera listo para correrse.

“¿Dónde quieres que me venga?”, preguntó todavía embistiéndome. “Córrete en mi cara!” le pedí. #578 sacó su pene de mi culo, sacó y botó el condón sin mirar dónde caía, me tiré sobre la cama con mi cuerpo extendido y mis ojos cerrados. Se acercó arrodillado y empezó a jalarse la verga muy rápido. Aunque tenía mis ojos cerrados para evitar que su semen cayera en mis ojos (ya me ha pasado y la sensación de dolor puede durar por horas). Después de un minuto no pude evitar abrir mis ojos para ver su verga cabezona y roja lista para expulsar una descarga monumental. #578 tenía los ojos en la parte posterior de su cabeza, justo cuando estuvo a punto de correrse cerré mis ojos. Sentí sus chorros de leche caliente golpear mis labios y mi nariz, saqué la lengua mientras continuaba disparando su semen sobre todo mi cuerpo.

Abrí mis ojos, #578 seguía arrodillado, cansado después de haber tenido una corrida tan intensa. Miré hacia abajo y me di cuenta de que su semen no solo había caído sobre mi cara, sino mi cuello, mi pecho y mis brazos. Me limpié con unos pañitos húmedos que me alcanzó y luego me pidió que me masturbara. Me corrí dos minutos después y nos acurrucamos en su cama por media hora hasta que me vestí y me fui.


Puntuación: 7 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .