Fantasía con mi tío

Nunca antes le he contado esta experiencia a alguien y escribirla en este diario se siente como lanzarme al océano sin salvavidas.

Cuando estaba en el colegio mis papás me enviaron algunos veranos de vacaciones a la casa de un tío que vive en Tampa, Florida.

En mis primeros viajes recuerdo que mis primos, los hijos de mi tío, todavía vivían en la casa. Ellos siempre me sacaban en las tardes al mall o a los parques de diversiones pero años después mis primos se fueron a vivir solos y solo quedó mi tío y la esposa.

Cuando mis primos se fueron de la casa mis veranos en la casa de mi tío no fueron los mismos. Como mi tío trabajaba todo el día, me quedaba todo el día con su esposa, quien sufre de esquizofrenia. Con ella me di cuenta por primera vez de la existencia de esta enfermedad y como afecta el día de día de los que la padecen.

La esquizofrenia es una enfermedad que puede causar alucinaciones, entre otros efectos mentales, por lo que la esposa de mi tío tomaba unas pastillas que la hacían dormir todo el día. Cuando estaba despierta parecía dopada, como una zombie, aunque siempre fue muy amable conmigo y estaba pendiente de mí. Mi tío llegaba todos los días tarde en la noche del trabajo, así que apenas lo veía unos minutos al día.

La primera noche que escuché a mi tío y a su esposa tener sexo fue a eso de las 11 de la noche. Estaba jugando en mi cuarto con mi PSP y escuché un chirrido que provenía de la habitación principal, mi curiosidad me hizo acercarme hasta la puerta del cuarto principal y desde ahí el sonido era más intenso, la cama sonaba cada vez más y más fuerte, la madera golpeaba la pared más duro, de repente esuché un gruñido, el sonido desapareció y supe que mi tío había terminado. Volví a mi cuarto rápidamente.

Desde esa noche mi percepción de mi tío cambió, era la primera vez que experimentaba una situación donde escuchaba a dos adultos tener sexo, para ese entonces yo tenía 14 años y todavía era virgen.

Cuando volví a mi cuarto tenía mi pene duro y escuchar a mi tío haciendo el amor con la esposa me produjo tanto morbo y excitación que por primera vez salió líquido preseminal de mi pene.

Rematé la noche masturbándome pensando en algo que en ese entonces consideré retorcido e impuro: me imaginé que mi tío llegaba en la madrugada a mi cuarto después de tirarse a su esposa, se metía en mi cama, me manoseaba todo el cuerpo y luego me bajaba el pantalón, sacaba su pene y me cogía en silencio en mi cama, luego volvía a su cuarto.

Mi tío era un hombre apuesto, rondaba los 40 años, era moreno, velludo, tenía ojos verdes, barba, cuerpo de gym. Nunca vi a mi tío como alguien cercano o como parte de mi familia porque no compartí lo suficiente con él. Por eso empecé a sentirme atraído hacia él, aunque al tener 14 años me sentía mal por esto. Ahora lo veo como algo normal, pues estaba empezando a experimentar mi sexualidad, estaba pasando una etapa de mi vida donde mis hormonas empezaban a manifestarse.

Antes de escuchar a mi tío tener sexo por primera vez, mis días consistían en comer helado, ver caso cerrado en Telemundo, sacar a Lola, la perrita Begle de la casa, jugar GTA en PSP y dormir. Mis amigos pensaban que pasar los veranos en Florida era de lo más divertido, pero qué equivocados estaban. Mi momento más divertido del día era salir caminando al Walmart o al Target (que quedaban bien lejos).

Después de aquella noche mis días en la casa fueron más intensos. Una mañana mientras la esposa de mi tío dormía como de costumbre en el sofá de la sala, entré al cuarto principal. Entrar allí fue un instinto, quería entrar al cuarto donde “sucedía el acto”. Abrí el closet.

Allí estaban sus camisas perfectamente dobladas que olían a detergente, sus pantalones colgados bien planchados. En los cajones estaban sus medias y sus calzoncillos de tanga, me excitó ver el tipo de ropa interior que usaba.

Seguí explorando el closet de mi tío y al final, justo en el piso encontré lo que sería el material de todas mis pajas hasta el día de mi vuelo a Bogotá.

En el rincón, justo donde no llegaba la luz del día cuando la puerta del closet estaba abierta, estaban sus calzoncillos sucios arrumados. También había unas 3 camisetas sucias al lado.

No pude evitar tomar uno de sus calzoncillos con mi mano y llevarlo hacia mi nariz para olerlo, un calor recorrió mi cuerpo y me puse duro, recordé la noche en que escuché los chirridos de la cama y terminé oliendo todos los calzoncillos que había allí, incluso sus camisetas sucias, las cuales olían a sudor, a puro hombre.

Me masturbé con los calzoncillos de mi tío, imaginándome que me revolcaba con él en la cama. Haber despertando una fantasía por mi tío hizo que mis días en Tampa fueran más emocionantes, mis mañanas y mis tardes eran cargadas de fantasía y pensamientos lujuriosos. Algunas noches me quedaba despierto cerca al cuarto de ellos esperando para escuchar a mi tío comiéndose a la esposa pero la mayoría de las veces la espera fue en vano.

A veces me quedaba en mi cuarto esperando a que la acción empezara y cuando escuchaba la cama, terminaba masturbándome imaginándome que mi tío me follaba en todas las posiciones.

Fue con él con quien desperté mi gusto por los hombres mayores. Ahora que analizo esta experiencia, desde entonces me he sentido atraído por los hombres que son físicamente similares a él.

Un fin de semana mi tío tuvo que ir a Orlando y sabía que iba a llegar tarde en la noche del domingo. Mi cuarto quedaba en el segundo piso, justo al frente de las escaleras. Mi tío debía pasar por ahí siempre para ir a la habitación principal, así que esa noche quise experimentar un poco más.

Decidí dejar la puerta abierta y acostarme desnudo, de modo que él me viera al subir las escaleras. Fantaseé esa noche con mi tío y me quedé despierto esperando a que llegara. Me acosté a las 11pm, luego dieron las 12am, 1am, 1:30am y antes de las 2 am escuché el sonido de la puerta de la casa. Luego lo escuché subir las escaleras hasta que llegó al pasillo, mi corazón palpitaba a toda velocidad. Mantuve los ojos cerrados simulando estar dormido.

Escuché sus pasos acercándose a mi cuarto, luego lo escuché acercarse a mi cama, hasta que supe que se quedó quieto porque dejé de escuchar los pasos. Lo sentí muy cerca, debía estar a pocos centímetros de mí. Me imaginé a mi tío metiéndose en mi cama, tocándome, tapándome la boca con su brazo alrededor de mi cuello mientras me penetraba.

Sentí varias cobijas caer encima de mi cuerpo, era mi tío quien me había arropado. Se aseguró que cada parte de mi cuerpo quedara cubierta, finalmente se alejó y salió del cuarto. Mi estrategia para seducir a mi tío no tuvo éxito, qué ingenuo fui al pensar que él aprovecharía la situación para meterse a mi cama y hacer algo conmigo. Pero el simple hecho de imaginarlo me emocionaba.

Los días siguientes me sentí muy excitado, tanto así, que cuando sacaba a Lola a pasear pensaba en acercarme a los hombres que pasaban en sus carros o caminando para preguntarles si me dejaban chuparles el pene.

En varias ocasiones estuve a punto de hacerlo pero luego me imaginaba en las consecuencias y lo serio que se toman las autoridades de Estados Unidos el sexo con menores de edad.

Mi tío despertó en mí un deseo por perder mi virginidad, me masturbaba con frecuencia oliendo su ropa sucia mientras me imaginaba que me cogía en misionero.

Cuando volví a Colombia empecé a meterme a chats para conocer a hombres que quisieran quitarme la virginidad, agregué a cientos de ellos a Skype, con quienes hablé por cámara y tuve conversaciones muy hot. A todos les excitaba la idea de quitarme la virginidad, pero solo #1 fue el afortunado.

Un comentario sobre “Fantasía con mi tío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .