#586. Yo, el voyeour. Él, el exhibicionista

La noche de este viernes que pasó fue épica. Me recordó mis épocas libertinas donde iba a los bares o cabinas para subir mi autoestima y buscar aceptación. Recordé la adrenalina que me produce sentirme deseado y que los hombres se me acerquen y me digan que les gusto. 


Admito que estaba algo tomado pero me siento orgulloso porque recuerdo toda la noche. Estuve con todos los que quise, el que más me gustó me dijo que le parecía lindo pero no hubo un beso ni morbo, simplemente una conversación agradable. No sé si no quiso hacer nada conmigo después que vio como se lo mamé a casi todos los que estaban en el lugar y tuve que limpiarme el rostro cada vez que alguien se venía sobre mi culo o en mi cara.


Extrañaba sentirme morboseado y que se turnaran para hacer algo conmigo. Pero he madurado y ahora soy yo quien pone los límites, ya no soy el chico fácil de antes. 

Sin embargo, al día siguiente volví sentir ese sentimiento que me produce hacer ese tipo de cosas, ese sentimiento increíblemente difícil de describir y que muy pocos han escuchado de mi viva voz, ese que solamente sale de mi boca como vómito de palabras porque no soy capaz de contarlo ni siquiera por aquí.

#586 tenía curiosidad de conocerme, y yo también. Se veía muy bien en sus fotos. Tenía una sonrisa natural y una barba que lo hacía verse muy bien, era blanco y aparentaba 28 años.

Nos encontramos en la habitación del hotel Wellness donde se estaba quedando. #586 viene a Bogotá con frecuencia por cuestiones de trabajo, su acento paisa me hizo pensar que era de Medellín, aunque es de Sabaneta.

Primero me senté en la cama lejos de él, hablamos unos cuantos minutos mientras generábamos confianza. Una pausa, producto de falta en el tema de la conversación conllevó a que finalmente me acercara y descubriera lo que había debajo del bulto de su pantalón.

Lo tenía semiduro, a simple vista se notaba que tenía un tamaño promedio y proporcional. Me senté arrodillado en el medio de sus dos piernas y abrí mi boca para dar paso a su herramienta, con un poco de dificultad y después de varios minutos logré ponerlo erecto.

Y así le hice la paja, luego me acosté con mi cara hacia arriba mientras me follaba la boca con su verga y se lo mamé arrodillado. De vez en cuando se le bajaba pero podía ponerlo duro de nuevo en cuestión de segundos poniendo esfuerzo en todos los músculos de mi boca y mi cuello.

Cuando lo logró mantener duro me cogió en 4, me lo hizo muy rico pero lo que ocurrió después que me penetró fue mucho mejor que el mismo sexo. Pocos han logrado esto, y debo admitir que #586 ha sido el que mejor lo ha hecho.

Sin saberlo estaba a punto de presenciar algo que no había disfrutado antes: ver a un hombre bañarse. Desde luego me he bañado con hombres antes y después de tener sexo, pero todo se limita al simple hecho de ducharnos para refrescarnos, limpiarnos y eliminar el sudor y los olores producto de una sesión de sexo.

La habitación del hotel era propicia para verlo ducharse, había un cuadro grande de loza a la salida del baño que funcionaba como teatro, la ducha era el escenario. #586 entró a bañarse primero mientras yo me desnudaba para acompañarlo bajo la regadera.

Me desvestí y me acerqué al baño, me quedé de pie en la entrada del baño viendo como disfrutaba del agua mientras mientras se enjabonaba todo el cuerpo y subía y bajaba la cabeza para mojarse el pelo de la forma más sensual .

Su cuerpo no era el más musculoso ni el más tonifciado pero así me gustan. Su contextura era perfecta en mi percepción. Admiré sus tetillas, sus brazos y sus piernas.

La ducha era amplia y a la salida del baño había una zona cuadrada con un piso de loza desde la cual podía observarlo.

Fui un “Voyeour”. Por primera vez me convertí en un espectador y no en un exhibicionista. Me quedé parado contemplando la belleza natural de un hombre desnudo disfrutando del agua cayendo sobre su cuerpo. Todavía recuerdo la escena vívidamente.

Movía sus manos con el jabón sobre su piel de una forma muy varonil, desde el pelo, bajando por su nuca, su espalda, sus brazos, sus tetillas, luego su abdomen, su cintura y sus piernas. No quería intimidarlo y creo que no fue así. Le hice saber lo mucho que estaba disfrutando al verlo y continuó bañándose como si yo no estuviera allí.

Era perfecto, lo observé detenidamente, buscando retener las imágenes en mi memoria fotográfica de la forma más certera. Me tenía duro, nunca había visto a un hombre bañarse de una forma tan sensual. Su pelo mojado, su barba, sus brazos y sus ojos cerrados me traían loco. Minutos después de entretenerme con su espectáculo, terminé entrando al baño para ver la escena más de cerca.

Acaricié su piel y me acerqué a él para que nuestros cuerpos quedaran juntos. Lo agarré de la nuca y nos besamos bajo el agua, nos dimos un beso largo que me mantuvo duro todo el tiempo. Volví a enjabonarlo y aproveché para tocarlo de pies a cabeza, todo hizo parte de una nueva y muy placentera experiencia.

Verlo me produjo un morbo único, diferente a cualquier otro tipo de morbo que había experimentado antes. Tocarlo me llenó de emoción y excitación, no quería que se acabara el momento. Besé su cuello y fui bajando hasta llegar a su entrepierna. Pasamos un buen rato bajo el agua hasta que salimos de la ducha.

Aprendí algo nuevo gracias a #586. Hay algo más que los besos, una buena mamada o la penetración. Observar a alguien puede ser casi o tan placentero como el mismo sexo. Con él descubrí otro lado de mí que no conocía y que disfruté como nunca me imaginé.

Puntuación: 9 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .