#601. El personaje de Plaza Sésamo

Me considero afortunado de poder explorar mi sexualidad en la era de la tecnología. La velocidad a la que se propaga un video, una noticia o una página web es algo que pocos se hubieran imaginado hace unos cuantos años.

Esta misma velocidad que elimina las barreras de la distancia ha permitido que no solo gente de Colombia, sino de todas partes del mundo conozca una parte de mi vida. Gracias al internet he podido conocer cientos de hombres, y a su vez, muchas personas que nunca he conocido en mi vida saben que existo.

Me han contactado para ser entrevistado, hacer parte de estudios, documentales, y tesis de grados. Agradezco el interés que han depositado en mí para recalcar mi vida sexual en un ámbito periodístico o académico; pero nunca he aceptado una propuesta de este tipo.

No me interesa aparecer en un documental sobre el estilo de vida gay, ni un artículo sobre sexo, ni la tesis de grado de un estudiante universitario. No soy un experimento. Hay suficiente material que yo he mismo he publicado y que puede ser usado para hablar sobre sus temas de interés.

Gracias al internet, conocí a #601. Un seguidor de Twitter que llevaba aproximadamente un mes siguiéndome al momento en que tiramos. Lo más curioso de conocer a #601 era que en su cama tenía un peluche en tamaño gigante del personaje azul y peludo de Plaza sésamo que ocupaba gran parte de su cama. Después de irme de su casa tuve que buscar el nombre de aquel personaje, el cual es conocido como “El monstruo de las galletas” o “Lucas”.

Apenas llegué me llevó a su cuarto y rápidamente se quitó la ropa, como si no pudiera esperar un segundo más para desfogarse. Sin decir una palabra me agarró de la cintura y me empujó duro sobre la cama con mi culo expuesto hacia él. Días antes había visto una película de un grupo de niños que habían sido abusados en Medio Oriente.

Una escena en particular trataba sobre un joven de Pakistan adicto a la heroína que se acostaba con un tipo para costear su adicción, la escena era similar a la forma como #601 me recibió, se desvisitó y me tumbó en su cama; tuve un “flashback” de aquel momento que me produjo escalofríos. #601 agarró mi culo mientras me inclinaba hacia adelante para besarme la espalda, arqueé mi espalda, presionando mi culo contra sus abdominales. 

Quédate ahí.”, dijo mientras se levantaba de la cama y rápidamente sacó un condón de su armario. Cuando volvió me mordí el labio, mirándolo con morbo.

Se colocó el condón y se quitó la camiseta, la arrojó a un lado y me arrodillé sobre la cama con mis nalgas expuestas hacia él. Apliqué un poco de saliva en mi agujero, estimulando el área sensible.

Mhmm“, susurró acercando la cabeza de su verga en mi entrada. Se inclinó hacia delante, aplicando una presión moderada en mi culo. Enseguida puso mis manos sobre mis hombros y mordió mi oreja.

Relájate. Lo haré suave ...” Luchó persistentemente moviendo su entrepierna hacia adelante hasta que su cabeza se enterró en me agujero mientras me relajaba, aunque lo apreté con la misma rapidez. Solté un grito seguido de un gemido suave. Sus manos volaron hacia atrás y agarraron mis caderas.

Le supliqué que no lo hiciera tan rápido para evitar que me doliera. Mi ano se acostumbró con cada centímetro que ingresó a la vez, así que siguió presionando y gruñó. Mis piernas temblaron y mis dedos se aferraron a la cobija, pero siguió empujando. Finalmente hundí mi cabeza entre las sábanas mientras gritaba.

¡Oh, sí!” Grité, finalmente sentí sus bolas profundas entre mi culo. Me dejó ajustarme y empecé a moverme. Recorrió sus manos de manera tranquilizadora por mi espalda, admirando lo que debe haber sido mis nalgas con su verga enterrada en mi trasero.

Apreté mis dientes, moviendo suavemente mis caderas para mantener la sangre de su pene bombeando. Empecé a deslizarme despacio sobre la cama apretando el culo, era todo lo que #601 necesitaba saber para proseguir.

Empezó a follarme lentamente, suavemente dentro y fuera, #601 fue receptivo. Gemí como cuando me follan duro mientras su miembro acariciaba mis entrañas, estimulando cada nervio interno sin parar.

Grité, haciéndole saber que estaba disfrutando tanto como él estaba disfrutando conmigo. Aceleré el ritmo, dando un buen empujón contra su miembro. El personaje de plaza sésamo había hecho que no pudiera moverme con libertad en la cama, hasta que se me ocurrió agarrarlo y tirarlo con todas mis fuerzas hacia atrás.

De repente #601 se encarnizó con mi cadera, me agarró fuerte y me dio verga como me lo merecía. Pronto estábamos jadeando, gritando con cada otro empuje. Estábamos sudando, follando como perros en celo. Todo mi cuerpo temblaba.

Estaba chillando duro, con la voz quebrada ocasionalmente. #601 arañó mis caderas mientras mi espalda se mantenía arqueada de placer. Su semen estaba hirviendo dentro de sus bolas; y tuvo que expulsarlo. Tenía que dármelo.

Gruñí, extendiendo mis manos y agarrando las cobijas para no resbalarme. Mis piernas se apartaron, y #601 comenzó a follarme violentamente. Se volvió loco y eché la cabeza hacia atrás, jadeando entre dientes y sin poder controlar los sonidos que explotaban más allá de mis labios. #601 tomaba mi culo como un trofeo, saboreando cada centímetro de su verga dentro de mí.

Finalmente disparó su leche dentro del condón, batiendo sus entrañas en lo que debe haber sido una tormenta de deleite. Mis piernas comenzaron a sentir ese hormigueo y presión conocida cuando me han taladrado el culo de forma salvaje.

#601 se quedó rígido y convulsionado, una respiración intensa salió de su boca. Sentí que mi agujero se contraía bruscamente y rítmicamente, estoy seguro que bolas quedaron literalmente vacías, mi ano dejó de apretar.

Sudando, jadeando, y en el resplandor del post-orgasmo, se inclinó hacia adelante. Sacó su pene con cuidado y botó el condón usado en el baño. Cuando volvió me acosté boca arriba y me corrí mientras acariciaba mis piernas y mi pecho.

Me vestí, me acompañó hasta la puerta medio desnudo, y antes de cerrar la puerta me sonrió. 

Puntuación: 8 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .