#604. El que me folló en la tienda de ropa donde trabaja

El timbre que se activaba cuando alguien entraba a la tienda sonó apenas ingresé, lo cual alertó a #604 que alguien había pasado la puerta. Segundos después salió de una puerta ubicada al fondo un hombre blanco, de 1.70m y contextura mediana, que se acercó a la entrada para saludarme. 

Miré alrededor y noté que estaba en una tienda de ropa deportiva donde se vendía todo de implementos y prendas para varios deportes como natación, tennis, golf, entre otros. 

Me pidió que fuera hasta el fondo del local donde estaba la puerta de donde salió para que las cámaras no me vieran parado en medio del lugar. Luego abrió la puerta del fondo y entré a lo que parecía una bodega, la cual era más grande que el sitio donde estaban expuestas las cosas para la venta. 

Había mucha luz porque la mitad del techo estaba compuesto por tejas blancas que daban hacia el cielo y me imaginé follando con él en cada esquina. #604 esperó un momento y finalmente vi cuando cerró la tienda con llave y cambió el letrero de “cerrado” para que nadie entrara. 

Desde allí pude ver a todos los transeúntes pasar por la carrera 15 hasta que cerró la puerta trasera y entró a la bodega. Hasta antes de haber estado con #604 había tirado al aire libre, en carros, baños, parqueaderos, pero nunca en una tienda. Una sensación de adrenalina recorrió mi cuerpo al saber que #604 había cerrado el negocio para follarme. 

Me quité la ropa y la arrumé en una esquina con mis zapatos. Había un baño en el fondo y #604 prendió la luz, enseguida me preguntó si quería entrar al baño para culiar ahí pero su propuesta no me interesó. 

Solo hasta que me arrodillé para mamárselo me percaté de lo incómodo que podía ser estar agachado sobre la loza dura y fría del piso, pero no estaba dispuesto a ir al baño para culiar ahí. Coloqué mi chaqueta en el piso para atenuar la temperatura del suelo mientras #604 se bajó sutilmente el pantalón deportivo. 

Me encanta abrir los pantalones de un recién conocido por primera vez, sin estar seguro de qué va a salir. Me encanta la sensación de tener una verga cabezona en la parte posterior de mi garganta y sentir cuando la empujan hasta el fondo.

Me posee un instinto carnal cuando se abren de piernas y me pongo de rodillas para adorar sus penes. Disfruto que jalen mi pelo, que me acaricien la cara y luego me den una cachetada, que jueguen con mis orejas y me guíen suavemente. Lo mejor es cuando los miro y veo que se encuentran en un estado de éxtasis, luego los ojos se voltean hacia atrás con la boca ligeramente abierta. Cada vez que logro esto me dan ganas de decirles con mis ojos: “mira lo que puedo hacer contigo”. 

Cada amante a quien le hago sexo oral es un mundo diferente. Así como a unos les gustan los maduros, a otros los pollos, a otros solamente los blancos, y a muchos otros les es indiferente, una buena mamada es algo tan subjetivo como la belleza.

El reto está en saber qué le gusta a cada uno. A medida que les chupo la verga busco encontrar lo que más les excita, siempre en búsqueda de su aprobación, de lo que más les gusta.

Por experiencia, lo que más les excita es cuando me trago su verga hasta el fondo. Hay quienes disfrutan que juegue con sus testículos, otros que les succione la cabeza, que juegue con mi lengua. Siempre hay que tener cuidado con los dientes. A veces me emociono tanto que puedo morder sus vergas un poco, pero la experiencia me ha ayudado a ser cada vez un mejor mamador.

Agarré su pene semi-erecto y lo metí en mi boca, al inicio lo saboreé y lo chupé como si fuera una colombina. Poco a poco se fue poniendo más grande hasta que alcanzó su tamaño ideal de 16 centímetros. Sentí el líquido pre seminal en mis papilas gustativas, y cuando aumentó su excitación me atragantó con su vergota. 

No aguantamos más y nuestras ganas de culiar nos ganaron, #604 se colocó un condón y acomodé mi chaqueta en el piso para ponerme en cuatro. Me penetró despacio hasta que lo tuve todo adentro. Tuve que contener mis ganas de gemir, siempre debo hacerlo cuando no estoy follando entre las cuatro paredes de una habitación. 

En un mundo perfecto uno debería poder en todo tipo de lugares y privados como establecimientos y públicos, incluida la calle. Ojalá en un futuro Colombia deje de ser el país conservador y mojigato que es hoy en día, y nos untemos un poco de la cultura libertina de Europa, en especial de República Checa y Alemania.

#604 me agarró fuerte de la cintura cogió en cuclillas y sostuvo sus rodillas en el aire a la altura de mi culo para evitar ponerlas en el piso. Estaba tan excitado que no me importó aguantar la incomodidad con mis rodillas sobre el suelo duro y frío, al finalizar nuestra faena terminé con las rodillas y las palmas de las manos magulladas.

Mis rodillas empezaron a sufrir, así que nos levantamos y lo llevé de la mano contra la pared. Me puse de pie y #604 se paró detrás, apuntó su vergota hacia mi hueco y me penetró. Esta posición hizo que estuviéramos mucho más cómodos y pude disfrutar de la culiada que me pegó, estiré las palmas de mis manos sobre la pared y me dejé llevar por los empujes de su pelvis y su verga.

Para rematar me acosté en el piso frío sobre la loza dura y me abrí de piernas para que me follara en pollo asado, así lo hizo por unos dos minutos y luego me volteó con mi cabeza hacia abajo para tener mayor control de la situación.

El tiempo pasó muy rápido, y #604 no podía dejar la tienda cerrada por tanto tiempo. Me arrodillé de nuevo a pesar que me dolían las piernas y lo masturbé, después de todo mis rodillas han soportado peores cosas. Poco tiempo después lo ordeñé con mi mano y cuando terminó me corrí también. Nos vestimos rápidamente . #604 reabrió la tienda y salí de allí sigilosamente, como si nada hubiera pasado.

Puntuación: 7 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .