#621. El de la bufanda del bar de Chapinero

Estaba en un bar gay reconocido de chapinero, de esos que cuando estaba aburrido terminaba visitando. Sabía que terminaría siendo follado por uno, dos, tres, o los que fueran en el baño, en una esquina o en un motel cercano. Esos momentos de libertinaje me ayudaban a salir de la monotonía de la semana. 

Pedí una cerveza y al poco tiempo llevaba tres. Otra ronda de cerveza fluyó. Tiempo después vi caminar a quien sería #621. Medía 1,75, era blanco, de contextura gruesa y guapo. Estaba sentado muy cómodo mientras #621 se acercaba a mí. Luego se quedó quieto, estaba de pie a pocos metros. Calculé su próximo movimiento, pasaron varios minutos hasta que finalmente se sentó a mi lado. 

Hola”, dije en medio de sonrisas disimulando el hecho que ya estaba prendido.

Cómo estas?”, preguntó con una sonrisa de vuelta.

Muy bien, y tu?”, pregunté.

Bien gracias..” respondió. Hubo un silencio incómodo, entonces siguió hablando. “te ves lindo”, dijo mientras me ofrecía una botella de aguardiente antioqueño con una copa de plástico. Mi estado de alicoramiento no era similar a las veces anteriores donde había follado con la mitad del bar estando ebrio, pero el alcohol empezaba a surtir efecto y agarré la botella en lugar de servirme un shot en la copa como habría sido lo normal.

Bebí un trago largo directamente de la media de antioqueño que quemó mi garganta y me hizo hacer un gesto de “un mililitro más y vomito”. #621 se rió y apartó la botella de mí. Creo que se dio cuenta que no era sano que yo siguiera tomando, así que me llevó de la mano a una esquina para empezar a besarnos.

Nuestro beso se vio interrumpido por una necesidad mía para ir al baño, y cuando salí del baño noté que seguía sentado en el mismo lugar donde lo dejé. Le hice una seña desde la puerta del baño porque quería que mamarle la verga ahí, pero él negó con la cabeza. Volví a donde estaba sentado y me senté encima de sus piernas para besarlo. 

No había duda de que íbamos a follar. Nos habíamos conocido pocos minutos antes y supe que terminaríamos haciendo algo fogoso. #621 tenía una bufanda de cuadros que tapaba todo su cuello, y me pareció más atractivo cuando el alcohol empezó a hacer efecto en mi cabeza. #621 envolvió un brazo alrededor de la parte posterior de mi cuello para poder apretar y manipular mi cuerpo y mi parte trasera mientras simultáneamente pasaba ambas manos desde mi cintura hacia mi pecho.

Me llevó más al fondo de la esquina donde todo estaba oscuro. Se sentó arrodillado y me guió para que me acostara de espaldas con mi cara mirando hacia él. Se inclinó sobre sus codos. Jaló su cremallera hacia abajo un par de centímetros sin revelar todo. Tocó ligeramente mi culo a través de sus jeans mientras yo deslizaba mi mano por su entrepierna. Entonces llegué a sus boxers, pude sentir su humedad a través del algodón.

Grité “Dámelo“. Su verga estaba lista para estallar e interrumpió para decir: “No me he venido en tres días” eso me excitó muchísimo, un hombre arrecho es lo mejor que hay. Me empujó hacia atrás, levanté las piernas y me quitó los zapatos uno por uno. Luego, agarró mi jean con una mano y me lo quitó, mis boxers se despegaron de mi cintura cuando me quitó el pantalón. Me gustó esa posición: #621 estaba arrodillado frente a mí y lo tenía entre mis piernas. Por un momento no supe qué hacer con mis piernas colgando hacia arriba. Comenzó a abrir camino hacia abajo, empezó a masajear la entrada de mi agujero con la cabeza de su miembro. 

Mientras trabajaba entre mis piernas, pude ver el premio. Tenía un poco de vello púbico alrededor de su pene. Empujó sus pies hacia atrás, se arrodilló y sacó un condón de su bolsillo. Comenzó ponérselo lentamente mientras exploraba con su dedo en mi ano hasta que alcanzó la máxima profundidad. Y así empezó a meter y a sacar su dedo, buscando abrir espacio para su pene. Su verga le palpitaba. La provocación fue probablemente más intensa para él que para mí. 

Me excita coger con un hombre en un bar con la ropa puesta. Sus bolas colgaban sobre mis nalgas y su verga gorda e hinchada apuntaba directamente a mi ano. Pasó la cabeza de su verga hacia arriba y abajo entre mis nalgas un par de veces, marcando su territorio. Paré para decirle: “Fóllame“.

Apuntó y entró en mi apretado hoyo. Lentamente ingresó moviendo su pene hacia adentro y afuera. Lo hizo despacio, deteniéndose para dejar que me adaptara. Poco a poco empezó a bombear dentro y fuera penetrando más profundo cada vez. Después de un rato llegó al fondo y se detuvo para poder saborear la sensación. Apreté mi culo un par de veces para estimular su verga.

#621 dejó escapar una risa que se me hizo familiar. Empezó moviéndose lentamente al principio, entonces me di cuenta de lo flexible que se habían vuelto mis piernas después de las cientos de folladas que me habían dado en esa posición. Las tenía hacia arriba dobladas a la altura de la rodilla.

Mi culo se ajustó y #621 aceleró el paso. Mis piernas cayeron cuando empezó a empujar más fuerte, estaban abiertas 180 grados de ancho. Entonces sacó su verga, y cuando volvió a intentar meterla me sentía tan apretado que ahora parecía casi impenetrable, luego me di cuenta que su pene no estaba lo suficientemente duro para entrar otra vez.

Se masturbó unos segundos hasta que volvió a estar medianamente duro. Juntó mis piernas y luego las levantó hacia arriba, haciendo que mis pies quedaran cerca de su frente. Me había doblado sin esfuerzo por la mitad. Ingresó poco a poco disfrutando con la variedad de apretones de mi culo. A medida que empujaba la cabeza de su verga hacia adentro fue poniéndose cada vez más y más duro, finalmente lo metió todo. Cuando lo metió sentí que todavía no estaba completamente duro pero después de un par de movimientos adentro fue suficiente para ponerse completamente erecto de nuevo.

Me relajé con mis piernas abiertas mientras #621 empujaba. Sonreí mientras mis piernas cayeron sin rumbo como un muñeco de trapo. Estoy inspirado y he inventado una frase para describir el sexo con #621: sexo deportivo. Me estaba moviendo hacia atrás para hacerlo más rápido y más duro, pero mantenía una mano en mi muslo para evitar una penetración completa; no estaba seguro que su verga pudiera acomodarse del todo. Empecé a gemir sobre el sillón mientras era penetrado. 

Hizo de mis caderas un candado para controlar todo el movimiento. Dejé de moverme para ser follado. Sin embargo, sé que no duraría mucho más, sus 3 días sin correrse habían estado seduciendo la semilla en sus bolas, y ahora esa semilla estaba siendo estimulada por los placeres de mi culo. Pronto, #621 estaba listo para liberar, y por su forma de moverse sospeché que era un  monstruo cuando se trata de correrse. De todos los hombres que me han cogido, tiendo a recordar más a los que resaltan por los latidos de su corazón, el bombeo y el semen abundante y caliente.

Se aferró a mis caderas y mi culo para mantenerme inmóvil. Dejó de moverse. Gemí e intenté retroceder para reanudar la cogida. Entonces sus bolas comenzaron a descargarse. Sentí un leve primer espasmo. Supe que acababa de liberar un chorro de semen en el condón. El segundo espasmo inició inmediatamente después, liberando el semen restante que había  en sus bolas hinchadas. Cuando se movió hacia adelante, jadeó. Agarró mis caderas fuertemente y quedé completamente inmóvil. La excitación de ser bombeado con su semen me hicieron ponerme duro.

Los disparos de esperma disminuyeron y su verga dejó de bombear. Respiró con dificultad y produjo un par de gemidos. Entonces empecé a salir del trance orgásmico del que fui absorbido por #621 y me di cuenta de todo lo que me rodeaba: sudor en la frente, música de fondo, aire fresco, etc. Mientras tanto #621 retiraba su pene que ya estaba blando y noté la leche que había depositado en él.  Relajé mis caderas. #621 todavía seguía jadeando y sudando mientras se ponía de pie. 

El espectáculo había sido observado por unos cuantos morbosos, pero lo mejor era que a #621 no le importó que nos vieran.

Puntuación: 9,5 de 10

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .