#622. Preñado en el baño del Carulla

Había tomado mucha agua, y afortunadamente estaba cerca al Carulla de Pepe Sierra. No creía poder aguantar mucho tiempo, así que entré al supermercado con el único fin de usar el baño.

El piso del baño estaba limpio, impecable, el baño también se veía limpio y solo había unos rayones en las paredes. Mientras orinaba, me di cuenta que algo se movía en mi visión periférica, probablemente eran las bolas oscilantes de un hombre que terminaba de orinar a pocos metros. Terminé de orinar y sentí un alivio gigante, pero no pude contener mi curiosidad y miré hacia mi derecha, era exactamente lo que pensaba. De hecho, era absolutamente imposible ignorarlo. Hice lo mejor que pude, pero mis ojos se obsesionaron con aquel hombre. Después de un rato sin mirar, noté que el hombre seguía tocándose allá abajo, lo cual no era normal, pero lo más curioso es que él no me estaba mirando. 

El hombre sostenía su miembro en su mano derecha, mientras frecuentemente movía su cabeza hacia un lado y el otro. Su verga parecía de tamaño promedio, morena y recta. Acariciaba su prepucio lenta y constantemente. Sus bolas se balanceaban hacia adelante y hacia atrás. El movimiento me hipnotizó.

Antes de poder detener de observarlo, me di cuenta que mi mano estaba debajo de mi pene, masajeándome, fue un reflejo. El hombre me miró y su mano dejó de moverse. En ese instante me di cuenta que tenía que ser el hombre de saco feo que había visto pocos minutos antes a la entrada del Carulla. Su vello púbico había sido cortado recientemente.

Me di cuenta que quería llamar mi atención, y se detuvo justo después que lo miré a la cara. Una larga corriente de precum salió de la punta de su pene. Luego frotó toda la longitud de su verga antes de volver a su movimiento repetitivo original. Me bajé los bóxers hasta las rodillas y dejé al descubierto mis nalgas y mi verga. Eso fue por alguna razón muy excitante.

Mi mano izquierda sostenía mi pene, mientras que la otra se deslizó debajo de mis huevas. Lentamente subí y bajé mis manos por mi miembro, tratando de evitar zambullirme directamente hacia él. Me perdí en la situación. Podía sentir mi pene y mi culo arder por la atención que tanto ansiaba del hombre. Los latidos de mi corazón se aceleraron al saber que alguien podía entrar en cualquier momento.

No podía dejar de ver su pene, así que me acerqué, el hombre me invitó a que tocara su verga. Me quedé allí, con el pene del extraño en mi mano, mirándolo de cerca. Las venas eran pulsantes. El prepucio enrollado, la cabeza morada. El pequeño agujero en la parte superior se destacaba.

Tienes un culo realmente lindo, ¿lo sabes?” dijo sonriendo. Ese cumplido me sacó de mi trance. “Gracias“, respondí en voz baja. Entramos a un cubículo para que nadie nos viera y cerramos la puerta con seguro.

Cerré mi mano alrededor de la circunferencia y comencé a acariciar su herramienta. “Despacio“. Respondió a mi movimiento de inmediato. Lo acaricié y lo vi temblar en mi mano. Después de un rato, pude escuchar al hombre gemir en silencio, estaba logrando mi objetivo. Cada gemido lo acercaba al éxtasis. La verga de aquel hombre en mi mano hizo que mi pene estuviera completamente húmedo. Me sentí sucio, pero al mismo tiempo excitado.

Está un poco seco, ¿no te parece?“, Dijo.

Y qué debería...” No terminé la oración, me di cuenta de lo que quería.

Bajé un poco la cabeza y dejé salir un chorro de saliva de mi boca. Se retorció cuando la gota golpeó la cabeza de su pene. Continué mi camino alrededor de su verga, la atrapé en mi palma, el hombre se crispó.

Eso está mejor. Continúa” exigió, y así lo hice. La cabeza se deslizó lentamente en mi boca. Lo sostuve allí por un momento. Fue muy rico sentir como su pene descansaba en mi boca, no pude evitarlo y comencé a masturbarme.

Dime cuando estés a punto de correrte”, susurré antes de tragar todo lo que pude del pene. Luego lo solté de mi boca y lamí toda la longitud. Empecé a mamar lo mejor que pude. Una mano en el eje, manteniéndolo en la posición correcta para chuparlo, y la otra masajeando mi verga dura.

Luego solté el pene del hombre e intenté acariciarle las bolas. Obviamente le gustó, ya que gruñó de placer. Pero en un momento empujó su verga más profundo en mi boca cuando no lo esperaba. Llegó a la parte posterior de mi garganta y tosí. “Este idiota”. Pensé. Por poco y me hace vomitar. Pero en lugar de enojarme, me volví más competitivo al respecto. Tomé su verga con mis dos manos y comencé a acariciar todo su miembro mientras sostenía su cabeza en mi boca y bromeaba con mi lengua.

Después de un rato pude escucharlo gruñir. Se estaba acercando. Pero eso me puso aún más cachondo. Continuó deslizando su verga dentro y fuera de mi boca mientras hacía todo lo posible para no vomitar. Como a veces empujaba aún más duro, tuve que alejarme de él. 

A medida que avanzaba lentamente, comencé a acostumbrarme a los empujes más duros y no necesitaba respirar tanto. Comencé a mover mi cabeza hacia adelante y hacia atrás para coincidir con su ritmo. Eso me permitió masturbarme de nuevo, pero hizo más difícil controlar la profundidad de sus embestidas. Decidí persistir y soportar esos profundos movimientos. Pero luego él, obviamente a propósito, empujó tan fuerte que la punta de su pene llegó a la parte posterior de mi garganta.

Comencé a toser mientras me atragantaba un poco. Estaba asustado para desobedecer. Todavía tosiendo recuperé mi postura y continué.

¡Continúa!” Dijo, y abrió mis labios con su verga.

Y saca la lengua“, continuó. Hice lo que me dijo. Eso probablemente lo calmó, porque disminuyó la velocidad y comenzó a deslizar su verga dentro y fuera más lento y lo que es más importante, no tan profundo.

Me estaba cansando en esa posición arrodillado. Mi culo estaba rozando el piso. Mientras se deslizaba adentro y afuera de mi boca abierta, comencé a considerar seriamente pedirle que me follara. #622 comenzó a tomar su ritmo nuevamente. Me arrodillé allí y dejé que hiciera lo suyo. Mi culo estaba en llamas.

Después de un rato, comenzó a gruñir. Esperé. Puso su verga en mi lengua y la dejó allí por un rato. Tenía un sabor extraño ahora. Un poco más salado. Luego comenzó a deslizarlo más rápido. Pronto llegó a mi límite, podía sentir los músculos de mi garganta contraerse. Y antes de que vomitara, se retiró. Quería suspirar de alivio, pero él no me dejó. Su pene comenzó a deslizarse nuevamente, pero esta vez aún más lento. Pero no llegó tan lejos esta vez.

Me levanté y me volteé, me sonrió. Me puse contra la pared y sentí algo frotar contra mi culo. Deslizó su verga entre mis nalgas y encontró la abertura. Luego empujó lentamente. Las paredes de mi ano se abrieron y permitieron que la verga se deslizara dentro. 

Me vi siendo follado por un extraño, vi mis bolas rebotar y menearse. Mientras lo hacía, sentí olas cálidas en mi vientre, viajando por mi cuerpo y llegando a mi esfínter. Sentí su orgasmo acumulándose en mí. A medida que las olas ganaban fuerza, me di cuenta de que sería un orgasmo más intenso que el anterior que me folló. Sin embargo, antes de que pudiera averiguarlo, el hombre se detuvo.

Comencé a balancear mi cuerpo hacia adelante y hacia atrás. Despacio. Podía sentir cada empuje acumulando tensión en su miembro. A medida que esos gruñidos y gemidos se hicieron más fuertes y más frecuentes, aceleró el paso. Quería que se corriera, y como pude sentir una corriente interna, supe que se estaba acercando a mi meta. Entonces se vino, lo supe porque dejó de moverse gradualmente hasta que sacó su pene sin mayor problema. Me excitó saber que había dejado su esperma adentro, y me agaché para ponerme los bóxers y el pantalón. 

Me dio una nalgada antes de salir del baño, y me quedé un rato adentro para no despertar sospechas. Cuando salí no había nadie afortunadamente. Camino a mi casa sentí algo líquido escurrir entre mis bóxers, luego recordé lo que había hecho con el desconocido pocos minutos antes, y me sentí orgulloso.

Puntuación: 9 de 10

Un comentario sobre “#622. Preñado en el baño del Carulla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .